Archivo de abril de 2014

Presentación de la Plataforma del Tercer Sector en Aragón

Miércoles, 30 de abril de 2014

El próximo lunes, 5 de mayo, a las 11:30 horas, tendrá lugar la presentación y firma del acta de constitución de la Plataforma del Tercer Sector en Aragón, en el salón de actos del Centro Joaquín Roncal de Zaragoza (C/ San Braulio, 5-7).

 Siete destacadas organizaciones de carácter social culminan su proceso constituyente en Zaragoza con el nacimiento de esta Plataforma, una nueva entidad que pretende ser un factor de cohesión y unidad de acción de estas entidades.

En dicho acto intervendrán el presidente de la Gestora actualmente formada, Fernando Giménez  (Plataforma del Voluntariado de Aragón); el vicepresidente, Carlos Sauras (Cáritas Aragón); el secretario general, José Antonio Bes (ONCE) que junto al presidente de la Plataforma del Tercer Sector en España, Luciano Poyato, explicarán los motivos del nacimiento de esta entidad.

Asimismo, el acto contará con la asistencia del Alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

Componen la Plataforma del Tercer Sector en Aragón:

  • Cáritas Autonómica de Aragón
  • Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad en Aragón (CERMI-Aragón)
  • Coordinadora Aragonesa de Voluntariado en la Acción Social
  • Cruz Roja Española, en Aragón
  • Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) en Aragón
  • Plataforma Voluntariado de Aragón
  • Red Aragonesa de Entidades Sociales para la Inclusión

Reunión para realizar propuestas para la nueva Ley de Voluntariado

Viernes, 25 de abril de 2014

La Coordinadora Aragonesa de Voluntariado ha organizado una reunión con sus entidades miembro para analizar y valorar la nueva Ley de Voluntariado planteada por el Gobierno de España. Será el próximo martes 29 de abril a las 12 h. en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza. Los interesados podéis inscribiros en coordinadora@aragonvoluntario.net.

Publicadas las subvenciones para proyectos transfronterizos

Viernes, 25 de abril de 2014

El Gobierno de Aragón ha publicado en el BOE la convocatoria de subvenciones para la financiación de proyectos de cooperación transfronteriza entre la Comunidad Autónoma de Aragón y la Región francesa de Aquitania durante el año 2014.

Toda la información en este archivo: Subvenciones P Cooperación Transfronteriza-2

Oferta formativa de Cáritas

Viernes, 25 de abril de 2014

Cáritas Diocesana de Zaragoza ha organizado distintos cursos para los próximos días. El primero, “Acompañando a las personas en situación de exclusión y dependencia hacia la autonomía”, será los días 12, 14, 19, 21 y 26 de mayo de 2014.

Los días 20, 22, 27 y 29 de mayo de 2014, se celebrará el curso “La intervención familiar: dificultades y retos”. Además, celebrará el taller “Acogida y acompañamiento, claves de intervención (formación para voluntarios de Cáritas)”, los días 6, 7, 8, 12 y 13 de mayo de 2014.

La exposición “Contra el estigma en salud mental” llega a Calatayud

Viernes, 25 de abril de 2014

Después de ser inaugurada en Espacio Visiones de Rey Ardid, la muestra fotográfica Contra el estigma en salud mental, organizada por la SARP, llega a Calatayud.

La entidad nos invita a la presentación, el lunes 21 de abril a las 17:30 horas, en el Museo Municipal de Calatayud.

AECC Teruel convoca el VIII concurso de fotografía “Vida sin tabaco”

Viernes, 25 de abril de 2014

Las obras deben ser originales y presentarse hasta el 9 de mayo. Habrá tres categorías (jóvenes, adultos y votación popular) y todas ellas se expondrán en la Caja Rural de Teruel.

Podéis consultar toda la información en este Folleto Concurso vida sin tabaco 2014.

Publicadas las subvenciones a programas de interés general con cargo al IRPF

Viernes, 25 de abril de 2014

Resolución de 14 de abril de 2014, de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, por la que se convocan subvenciones destinadas a la realización de programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

http://www.solucionesong.org/ficheros/5358d14070219/BOEA20144410.pdf

Fuente: Soluciones ONG

Tu gesto mejora la vida de un millón de personas mayores

Viernes, 25 de abril de 2014

Casi un millón de personas mayores se están beneficiando en 2014 de los proyectos que desarrollan las ONG de acción social dirigidos a atender las necesidades de las personas en riesgo de exclusión social. En concreto, 936.851 personas mayores de los casi 6 millones de personas vulnerables que durante este año se van a beneficiar de la solidaridad de las personas contribuyentes que marcan la casilla “X Solidaria”.

Mediante la convocatoria de subvenciones que realiza el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, entidades como la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), Cruz Roja Española, Cáritas Española y la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA), hacen posible la puesta en marcha de estos programas para personas vulnerables o en riesgo de exclusión social.

UDP desarrolla diferentes proyectos de intervención financiados a través del IRPF. Entre ellos, el Servicio de Atención a Domicilio atiende a personas mayores con unos niveles de ingresos por debajo del umbral de la pobreza; el programa de atención a mayores por videoconferencia “Contigo en Casa” permite la atención y conexión a través de videoconferencia de personas mayores residentes en pequeños núcleos rurales con profesionales, familiares y amigos; Cuidarelax es un programa de respiro y formación en balnearios para cuidadoras y cuidadores habituales de personas mayores dependientes.

Cruz Roja Española, gracias a las asignaciones a Actividades de Interés General consideradas de Interés Social, prestó sus servicios a 106.559 mayores, a través de programas, como el de “Ayuda a Domicilio Complementaria”, cuyo objetivo es aliviar el aislamiento que sufren muchas personas mayores y que, en 2013, atendió a cerca de 83.500 personas en 17 Comunidades Autónomas incluida Ceuta y Melilla (en total 48 provincias). Además, ofrece a través de sus “Centros de día para personas mayores”, unidades de prevención, mantenimiento de salud, rehabilitación, formación, información, actividades de tipo cultural, de convivencia y de promoción social y apoya a familias con personas mayores dependientes, a través de programas de respiro familiar.

El programa de Ayuda a Domicilio Complementaria es un proyecto que pretende aliviar el aislamiento que sufren muchas personas mayores y facilitar que puedan continuar residiendo en su domicilio evitando la institucionalización, así como proveer apoyo para paliar las dificultades que experimentan muchos de ellos, cuyo nivel de vida se ha precarizado. Las actuaciones de los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja incluyen la realización de gestiones, compras, entrega de productos de apoyo para personas con dificultad para realizar sin ayuda las actividades cotidianas (como sillas de ruedas, sillas para el baño, menaje doméstico adaptado) y pequeñas reparaciones domésticas cuando no pueden realizarlas por sí mismas, así como la compañía en el domicilio, el fomento de aficiones personales, los acompañamientos en salidas y la realización de actividades de ocio. Dentro de las actividades que incluye también se desarrollan sesiones de videoatención que, además de propiciar  la comunicación, están dirigidas a favorecer la estimulación cognitiva y prevenir el deterioro asociado al envejecimiento. El proyecto se complementa con entregas de productos alimenticios, de higiene, productos sanitarios, etc.

Caritas Española lleva a cabo, a través de su red estatal integrada por 70 Cáritas Diocesana y más de 6.000 Cáritas Parroquiales, numerosos programas de acompañamiento a personas mayores en situación de vulnerabilidad social. Con el compromiso de más 70.000 personas voluntarias, Cáritas desarrolla en todo el país acciones de ayuda externa a personas mayores que viven solas, servicios de atención diurna y nocturna (Cáritas cuenta con un total de 45 centros que prestan estas ayudas en todo el Estado), servicios residenciales (a través de una red de 51 residencias), programas de respiro y apoyo familiar, así como proyectos de adaptación de viviendas. Mediante estas áreas de actuación, fue posible acompañar durante 2013 a 26.208 mayores.

La Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA),desarrolla un importante apoyo a las personas con Alzheimer y demencia mediante plazas en centros residenciales, apoyo a familias con mayores dependientes y la atención diurna y social de las personas afectadas por esta enfermedad.

Gracias a las aportaciones de las personas que marcaron la casilla de Actividades de Interés General consideradas de Interés Social en su declaración de la Renta, este año se van a poner en marcha un total de 1.135 programas de acción social, desarrollados por 447 entidades de acción social.

Marcar la casilla “X Solidaria” es un gesto solidario que no cuesta nada, de modo que la persona contribuyente, al hacer la declaración de la Renta, no va a tener que pagar más ni le van a devolver menos. Además, puede marcar la casilla de la Iglesia Católica junto con la de Actividades de Interés General consideradas de Interés Social, y de esta manera, destinará un 0,7 % a cada una de ellas. Simultaneando las dos casillas, la ayuda no se divide, se suma.

            La Plataforma del Tercer Sector que integra a la Plataforma de ONG de Acción Social a la Plataforma de Voluntariado de España, a la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-ES) y al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) lidera este año la campaña “X Solidaria” junto con la Plataforma de Organizaciones de Infancia y la Coordinadora de ONG para el Desarrollo. Esta campaña de sensibilización está dirigida a las personas contribuyentes para que marquen la casilla de Fines Sociales en su declaración de la renta anual.

Curso “Socializing: Mejorando habilidades sociales en inglés” del IAJ

Lunes, 21 de abril de 2014

El IAJ ha organizado el curso “SOCIALIZING. Mejorando habilidades sociales en inglés” con objeto de mejorar la comunicación en inglés entre los técnicos y mediadores que trabajan con jóvenes. Se celebrará los días 8 y 9 de mayo de 2014 en el albergue del Pueyo de Jaca (Valle de Tena).

El viaje se podrá realizar en autobús desde Zaragoza. El curso es gratuito. Os podéis descargar aquí el programa y ficha de inscripción.  Enviadla a formación.iaj@aragon.es

8 pistas para mejorar las subvenciones….¡para potenciar su utilidad social!

Lunes, 21 de abril de 2014

Aunque casi todo el mundo coincide en la necesidad de cambios en el funcionamiento de las subvenciones, el mundo no lucrativo andamos revolucionados y preocupados ante el proyecto de ley para su reforma. Y es lógico que así sea, porque por lo que he podido leer se trata de un proyecto que ha nacido desde la desconfianza, desde la presunción de engaño y desde la perspectiva mercantil. O sea, algo muy alejado de lo que necesita el tercer sector cuando piensa en mejorar el funcionamiento de las subvenciones.

Las subvenciones son una herramienta que permite a la administración pública colaborar en temas que tienen utilidad social, lo que justifica el interés público en estos proyectos y su participación en la financiación. Pero el sistema de subvenciones ha ido entrando en unos hábitos que lastran su funcionamiento ágil y útil.

A continuación se muestran unas cuantas ideas para la reforma de las subvenciones, siempre pensando en la manera de que puedan servir como palanca y potenciación de la utilidad social. Para ello hace falta tener en cuenta las especificidades del tercer sector y fomentar una responsabilidad compartida entre los actores implicados.

1. Necesidad de calendarios razonables.

En muchos casos, los calendarios de gestión de las subvenciones se han convertido en un verdadero despropósito: se convoca tarde y se resuelve más tarde, lo que muchas veces provoca la imposibilidad de poder gestionar y conseguir apoyos adicionales al proyecto una vez se sabe que se cuenta con la subvención. No es tan raro ver resoluciones para proyectos del año en curso en el segundo o tercer trimestre (y algunas en el último trimestre del año).

El buen funcionamiento de las subvenciones exige un calendario periódico anticipado que convoque y resuelva con tiempo suficiente para la gestión del proyecto, buscar recursos adicionales y poder centrarse en la calidad de las acciones.

2. Enfocarse en los resultados más que en el proceso.

Nadie pone en duda que los fondos públicos han de estar bien gestionados y destinados a lo que se aprueba (que es lo que tiene interés público). Pero la deriva burocrática de los sistemas de control ha llevado en la mayor parte de los casos a poner más énfasis en la gestión administrativa y justificativa que en el impacto y resultados de las subvenciones. Hace tiempo que se perdió la eficiencia en el proceso de control de miles de pequeñas colaboraciones con organizaciones no lucrativas, y en muchos casos hoy en día cuesta más el proceso administrativo de control que el importe de la subvención.

Toca un cambio radical que enfoque las capacidades del sistema público a verificar y contrastar los resultados con proporcionalidad a los importes subvencionados, poniendo énfasis en lo verdaderamente importante: qué se ha podido conseguir con esos recursos, qué resultados se han tenido. Para el control administrativo toca reducir la carga burocrática y justificativa con sistemas de parametrización, muestreo, acompañamiento, indicadores,…

3. Pagar a tiempo.

En los últimos tiempos, el cobro de las subvenciones se ha convertido en una promesa permanente y dilatada en muchos casos, generando deudas y costes financieros a las organizaciones. En demasiadas ocasiones me encuentro con entidades que llevan uno, dos, o más años de retraso en el cobro de las subvenciones, gestionando como pueden el día a día. Vergonzoso e inasumible como sistema.

La nueva ley debería prever un sistema de anticipos adecuados para facilitar la gestión puntual de los proyectos del tercer sector así como un pago final cercano a la finalización del proyecto. Precisamente, para que los proyectos salgan bien y sean útiles socialmente, y se puedan centrar en que tener el máximo impacto social.

4. Superar el “café para todos”

En demasiados casos, la convocatoria de subvenciones se ha ido convirtiendo en un “café para todos” amargo y peligroso, un reparto de recursos en un territorio o colectivo de organizaciones. Las entidades ya “esperan” la cantidad anual que “les toca” y las administraciones públicas evitan tener que gestionar negativas. De nuevo, el gran perjudicado acaba siendo la calidad de los proyectos subvencionados.

Las subvenciones han de tener criterios claros para su concesión o denegación y superar tanto el reparto generalizado como la arbitrariedad. Las administraciones han de poder adecuar y evolucionar las convocatorias a las políticas públicas que desarrollan en cada ámbito y los criterios de utilidad social de los proyectos.

5. Más dureza con los actores incumplidores.

Uno de los problemas del sistema actual es que el incumplimiento sale gratis demasiadas veces, tanto para la administración pública como para las organizaciones.

Un sistema de confianza compartida como las subvenciones exige una asunción de roles clara por parte de todos los actores participantes y, por tanto, rapidez y dureza en las sanciones de los incumplimientos de uno u otro lado. Precisamente para poder centrarse en los resultados de la gran mayoría que funciona y funcionará bien.

6. Complementariedad en las formas de financiación públicas

En muchos casos, la subvención se ha convertido en el principal (o único) medio de financiación para las entidades no lucrativas por parte de alguna administración pública. Aunque sea cómodo, ese uso preponderante de la subvención no es el adecuado. Existen otras maneras de colaborar financieramente con entidades: convenios, conciertos, contratos,…

Toca gestionar la colaboración público-privada con la fórmula correcta para cada circunstancia, construyendo relaciones sólidas que tengan complementariedad de formas de financiación en función de cada ámbito, proyecto y organización.

7. Abrir los tribunales de valoración

En demasiados casos, la valoración de las convocatorias acaban siendo un “yo me lo guiso, yo me lo como” de la administración pública convocante. Sus equipos, técnicos y políticos, son los que deciden año tras año las propuestas que deben aprobarse.

Hace falta aire fresco. Abrir los tribunales que analizan las propuestas presentadas a una convocatoria a personas independientes, universidades, entidades e incluso destinatarios. Cambiando con frecuencia y evitando esa sensación de “película repetida”. La mezcla de personas y entidades externas con los equipos de la administración convocante es positiva. Será aire nuevo para analizar los proyectos presentados, siempre de acuerdo con los criterios técnicos marcados.

8. Tener en cuenta tamaño y capacidad de la organización

La mejor forma de cargarse una organización no lucrativa y hacerla débil y dependiente es sobrefinanciarla públicamente por encima de sus capacidades de gestión, de capacidad de conseguir fondos alternativos y de su base social real. Cuando esto pasa, las subvenciones ayudan a crear organizaciones dependientes con menor impacto social.

La subvenciones deben tener en cuenta no solamente el proyecto presentado, sino las capacidades y dimensión de la organización en la cual se realiza el mismo. De este modo, las subvenciones actuarán también como un elemento positivo de desarrollo organizativo equilibrado, en organizaciones que crecen en capacidad de gestión y de base social.

En definitiva, las subvenciones han de evolucionar para cumplir con su rol: el apoyo de la Administración Pública a los proyectos de utilidad social. Para ello, hace falta un desarrollo legislativo y reglamentario que tenga en cuenta las especificidades del tercer sector. En este país en que vivimos muy pocas veces se ha legislado teniendo en cuenta al tercer sector, por lo que nos hemos ido desarrollando acomodándonos como se ha podido en legislaciones pensadas para organizaciones mercantiles con ánimo de lucro.

Hoy en día, las organizaciones no lucrativas somos una realidad que aporta valor a nuestra sociedad, y toca comenzar a desarrollar un marco legislativo, reglamentario y procedimental que entienda a las organizaciones y potencie la utilidad social que la colaboración público-privada puede aportar cuando no hay ánimo de lucro en la relación, sino implicación social compartida.

Pero lo que es seguro es que la mejora de las subvenciones no va a venir de un cambio legal hecho desde la “desconfianza” y los tópicos, pensado para organizaciones mercantiles. Soy consciente de que alguna de las ideas brevemente apuntadas arriba pueden ser más o menos complicadas de llevar a cabo y de que hay unas que tienen que ver más con el desarrollo legislativo y otras con la práctica diaria. Toca sentarse a trabajar para conseguir la mejora de las subvenciones y, sobretodo, aumentar y potenciar la utilidad social de las mismas.

Fuente: Observatorio del Tercer Sector